Perfiles de inversión

Las inversiones inmobiliarias se han convertido en parte fundamental de cualquier estrategia de inversión. Existen distintas maneras de clasificarlas según el enfoque adoptado pero hay un factor común entre todas: el retorno objetivo en función de su perfil de riesgo. Es decir las inversiones se categorizan en función del binomio rentabilidad/riesgo comprometido. Según la rentabilidad (TIR) exigida de nuestros clientes, en Bi+ clasificamos las inversiones en oportunistas, de valor añadido, core plus y core.

Las inversiones oportunistas son aquellas en que el riesgo a asumir es elevado, por lo tanto su TIR debe estar bastante por encima del mercado. Existen dife-rentes estrategias para conseguir altos retornos como la compra de solar rústico o en desarrollo, cambios de uso u operaciones mayorista-minorista.

Las inversiones de valor añadido son aquellas que buscan añadir valor a un inmueble infrautilizado, vacío u obsoleto. La adquisición de inmuebles de este tipo con descuento para una posterior rehabilitación y recomercialización maximizan su valor intrínseco. TIR objetivo de 15-20%.

Las inversiones core plus son aquellas de tipo patrimonialista pero con expectativa de plusvalía. Un ejemplo sería inmuebles en rentabilidad con posibilidades de aumentar las rentas vía inversión en CAPEX, renegociación de contratos o rotación de inquilinos. TIR objetivo de 10-15%.

Las inversiones core son aquellas principalmente pa-trimonialistas en edificios con inquilinos de alta calidad (p.e. oficinas corporativas) en que el foco son las rentas a largo plazo. TIR objetivo de 10%.

grafic_p16_tir